MATÍAS, EL DE SANTA MARÍA

Si algo era Matías, era conocido. Conocido desde Villaobispo a Barrio de Nuestra Señora, y del Puente Villarente a Boñar.

Casi no había día que no circulares por alguna de las carreteras que llevan a Santa María del Condado y no te lo encontrases en algún punto haciendo autostop.

Si hay una palabra que defina mejor a Matías, para mí sin duda es «peculiar»

Quiso vivir a su manera, a su estilo, sin normas, y vivió.

Desde aquí quiero enviar un fuerte abrazo a toda su familia, Ovidio, Irene, Carmina y a sus cuñados y sobrinos.

RICARDO GAFO

Que difícil se hace a veces escribir unas palabras, sobre todo cuando son palabras de despedida.Hace escasas horas que nos hemos enterado de la muerte de Ricardo Gafo, hijo de Leonardo y Ramona, vecino de Amparo frente por frente y de Vitorina y Anibal a su izquierda después de esquivar el caño.

Ese Ricardo que en los últimos quince, veinte años se ha encargado de dar vida a la Asociación de Jubilados, poniendo mucho de su tiempo y recursos a resolver todos los problemas que acarrea ser cargo de una asociación de este tipo.

Era esa persona que recorría muchos días el pueblo de casa en casa para avisar de cuando venía la podóloga, la masajista, de organizar y planificar las excursiones, las comidas de la asociación y en definitiva, de mantener vivo un espíritu de amistad y fraternidad entre los vecinos.

Seguro que muchos vecinos te echarán de menos, entre los cuales me incluyo, al igual que todos tus cuñados, sobrinos, familia y por supuesto tu esposa Margarita.

No esperaba de ninguna manera saber que hace unos meses cuando hable contigo por teléfono cuando estabas en el hospital iba a ser la última.

Un fuerte abrazo Ricardo y gracias por todo lo que luchaste por mantener viva la Asociación de Jubilados y por ende, al pueblo de Santa María del Condado.

ISOLINA

El día de ayer nos dejó una vecina de este pueblo, Isolina.

No puedo por menos de mostrar mi sentimiento con unas lagrimas al recordar muchos momentos de mi vida y aparecer el rostro de Isolina, Venerable y de Miguel, su hijo. Aún recuerdo con mucho cariño cuando todos los viernes llegábamos de fin de semana y cruzaba por la huerta de mi abuela María hacia la casa de Isolina y Venerable, aquella casa que albergaba la fragua, para ir a recoger la leche del ordeño diario y que muchas veces aún no había terminado.

Siempre ha sido una familia muy ligada a la nuestra, bien sea por la cercanía de las viviendas, bien porque además, era una de las mejores amigas de mi abuela María Rivero.

Siempre recordaré tus magdalenas o pastas de nata que nos hacías llegar, cuando muchos Sábados o Domingos, hacías en el horno de la Bilbaína.

Sirva este mensaje como un pequeño homenaje a una mujer luchadora y trabajadora.

HILARIA CARRAL

Mi más sentido pésame por el fallecimiento de Tía Hilaria.

Sin duda es una gran pérdida no solamente para la familia, sino también para todo el pueblo de Santa María del Condado.

Se va una mujer luchadora y trabajadora, pero que deja un enorme legado para su familia y para su pueblo.

Su rostro permanecerá en la retina de todos nosotros inmortalizada entre tantas instantáneas que Ruth Behar sacó de ella y que dio pie a la portada del libro " Pasado y Presente de una típico pueblo Español, Santa María del Monte del Condado" que esconde la vida de una generación de luchadores y trabajadores como ella.

Se nos va parte del pasado y hasta ahora presente de un pueblo que con su esfuerzo y el de todos sus paisanos supieron sacar a un pueblo de secano y convertirlo en un próspero regadío.

Por mi parte, siempre quedará en mi memoria aquellas tostas de pan que nos hacía para merendar al primo Pablo y a mi con mantequilla y azucar o de Pralin de Fresa, Vainilla y Chocolate y tantos y tantos momentos vividos en su casa.

Descansa en Paz, Tía Hilaria, tu familia y tus paisanos nunca te olvidaremos.